pero lo hacemos igual

09 marzo, 2010

Estreno de Mesada

El teasing duró como 4 horas, desde que llegué a su casa hasta que llegamos a la mía. Llegamos en taxi, me bajé primero y me adelanté para llegar a casa.

"Al alto que viene atrás dejalo pasar que viene conmigo" le tiré al de seguridad antes de cerrar la puerta del ascensor. Toqué el 9 y me empecé a sacar la ropa, tenía un minuto y medio para mi plan maléfico. Sacó las llaves y a medio vestir entro, checkeo que no estén. SCORE! Nadie a la vista, todo a oscuras. Le prendo la luz de la cocina y paso a mi cuarto. 45 segundos. Abro el placard y saco ese vestidito. Ese vestidito blanco muy corto, muy levantable y muy quitable. Me saco todo, TODO. Vestidito sin nada abajo, un clásico. Lo escucho entrar, me pasa el vestidito por los hombros.

"Hay cerveza en la heladera!" le grito desde mi cuarto. Lo escucho abrir la heladera y voy a la cocina. Me tapa la puerta de la heladera, sólo me ve la cara. No sé como lo estaba mirando pero vi como, cuando me miró, todo vestigio de nene bueno se le esfumaba y aparecía esa mirada wild animal que me fas-ci-na. Cierra con la botella en la mano.

"Cagaste" Se me acerca me da un beso de esos potentes que involucran todo el cuerpo, me deja media estúpida y ahí, cuando tengo las defensas bajas pierdo el control del asunto. Entonces empezamos con el petting: me apretó contra él y me tocó toda, por adentro y por afuera. No iba a aguantar mucho más. Le abrí la camisa y el pantalón, todo casi al mismo tiempo, no me daban las manos. Y de un saque me subió a la mesada helada y no paró hasta que le temblaron las piernas al acabar.

What a night, qué buen polvo.

1 comentarios:

anto dijo...

genia total.